Skip to content
Modelo mira la cámara
CUIDANDO TU CABELLO

Cómo mantener el cabello sano y saludable (sin importar su tipo)

Nuestros consejos y trucos profesionales para tener un cabello sano


Largo, corto, rizado o lacio: no importa cuál sea nuestro tipo de cabello, hay algo que todas queremos: una cabellera saludable. La verdad es que no importa cuántas horas pasemos planeando nuestro próximo corte de cabello en Pinterest o el dinero que gastemos en la peluquería, sin una cabellera sana y saludable, nunca conoceremos las verdaderas posibilidades de brillo de nuestro cabello. Afortunadamente, los expertos nos aseguran que lograr un cabello brillante y más dócil no es realmente tan complicado, simplemente debemos cumplir algunas reglas. Sigue leyendo para descubrir nuestros consejos profesionales para tener un cabello sano.

Trata tu cabello como si fuera cachemir

Pregunta a la mayoría de los estilistas y estarán de acuerdo con esta regla básica: trata tu cabello como si fuera cachemir. Al igual que nuestra piel, nuestro cabello es delicado, por lo que debemos cuidarlo y demostrarle nuestro amor. Considéralo como un costoso suéter de cachemir; no lo tirarías en el lavarropas todos los días antes de lanzarlo en la secadora y esperarías que se mantuviera suave, acariciable e impecable, ¿verdad?

Lo mismo ocurre con nuestro cabello: ¡es importante cómo lo lavamos! El primer paso es cambiar el champú tradicional por un champú suave, idealmente uno sin sulfatos. El siguiente consejo es lavarlo menos. El lavado frecuente con champú elimina los aceites naturales del cabello, por lo que menos lavados equivalen a un cabello más saludable.

La mayoría de los estilistas estarán de acuerdo con esta regla básica: trata tu cabello como si fuera cachemir.
Resiste el frotado

Ya que ahora estamos tratando nuestro cabello como cachemir, esto exige algunas herramientas más sofisticadas. Y si ese es el caso, la toalla tradicional no será adecuada. El cabello es más vulnerable al daño cuando está mojado, por lo que secarlo vigorosamente con una toalla es la mejor manera de causar cutículas ásperas y frizz. Secar el cabello con una toalla de microfibra es una manera más suave. Suave y súper absorbente, con simplemente envolver el cabello en un turbante durante 10 a 15 minutos ayudará a evitar que se dañen las fibras, reducirá el tiempo de secado e incluso ¡acortará el tiempo de peinado!

Cambia algodón por seda

Este próximo consejo puede sonar frívolo, pero confía en nosotros. Una funda de almohada de seda o satén puede ayudar al cabello de maneras sorprendentes. Mientras que una funda de algodón normal puede tirar del cabello durante la noche (y a menudo causa un caso grave de melena de cama), las texturas sedosas no tiran ni enganchan, lo que causa menos enredos en la mañana. Incluso, menos enganche y cepillado pueden ayudar a que el secado con secador dure más, lo que significa menos necesidad de peinar con calor y una rutina matinal más rápida. ¡Suena como una situación en la que todos ganan!

Nutre el cabello desde adentro hacia afuera

Este es un anuncio de salud pública: lo que comemos afecta el aspecto de nuestro cabello. Al igual que el agua potable ayuda a mantener nuestra piel limpia y humectada, nutrir nuestro cabello con alimentos ricos en nutrientes nos ayudará a lograr (y mantener) el cabello precioso y brillante que queremos. Nuestras fibras capilares están compuestas principalmente de proteínas, por lo que sin duda será útil incluir en nuestra dieta abundantes frijoles, nueces, pescado y carnes magras. Los aceites omega-3 también son clave, ya que ayudan a nuestros aceites naturales para el cabello a hacer su trabajo. El pescado graso y el aceite de linaza son dos fuentes excelentes.

Chica con botella
Chica mira la cámara de frente

Repiensa el enjuague

Cambiar tu acondicionador de enjuague tradicional por una fórmula sin enjuague es nuestro principal secreto para lograr un cabello más saludable. El problema con la fórmula de enjuague tradicional es que, con solo un par de minutos para actuar, resulta difícil que algunos de los agentes humectantes penetren en cada cabello. Al final, el 95% del acondicionador se escurre directamente por el desagüe.

the good stuff toma un enfoque lógico. Inspirados en los aceites y cremas que usamos para el rostro, hemos encontrado una nueva manera más personalizada de cuidar todos los tipos de cabello. Nos imaginamos que si hacemos acondicionadores sin enjuague, tu cabello puede beneficiarse del 100% de todo lo bueno que ofrecemos. No te enjuagarías la crema humectante, ¿por qué enjuagar el acondicionador?

Cambiar tu acondicionador de enjuague tradicional por una fórmula sin enjuague es nuestro principal secreto para lograr un cabello más saludable.
Es hora de probar the good stuff.

El acondicionador protector liviano en rociador sin enjuague de the good stuff está especialmente formulado para dar a todos los tipos y texturas de cabello el cuidado que necesitan. Al aplicar hidratación al cabello, la fórmula liviana elimina los nudos y ayuda a fortalecer y proteger cada cabello. Así que ya ves que con un poco de imaginación (¡recuerda que tu cabello es como un suéter de cachemir!) y algunos cambios simples en tu rutina, puedes obtener la cabellera más brillante de tu vida.

¿Lista para #RepensarElEnjuague? Descubre más sobre nuestro acondicionador protector liviano en rociador sin enjuague para todo tipo de cabello aquí.